Freddie Mercury, vocalista supremo.

Redactado por: Javier Gallego Alonso.

Afirmar que alguien es el mejor en algo suele ser una estupidez (salvo excepciones); dentro del Arte resulta ingenuo y simplista, además. Sin embargo creo que podemos nombrar a varios artistas que se encuentran en la cúspide, en la cima de sus respectivas disciplinas, siendo maestros de maestros. Uno de ellos fue Freddie Mercury para con el canto dentro de la música popular. No voy a declamar aquí sobre Mercury como mejor cantante del siglo XX, pero sí digo que no me sorprendería ni me ofendería oírselo decir a alguien.

Freddie es actualmente una leyenda consolidada a nivel internacional, y con justicia. El problema que tienen las leyendas —sobre todo en el ámbito artístico— es que no se las valora por lo que realmente son, sino por la idea que se tiene de lo que fueron. Centrándonos en Freddie, quiero decir con esto que he oído —y leído— a incontables personas decir que fue el mejor de todos los tiempos, aunque sin esgrimir argumento alguno en el que sostenerse, y eso que hay muchas cosas buenas que decir en favor de él.

He aquí, pues, simplemente un pequeño esbozo de la grandeza de Freddie Mercury como vocalista.

Su tesitura vocal ha sido clasificada de muchas formas: barítono, barítono ligero, tenor, tenor lírico, tenor lírico spinto, tenor dramático… son términos más propios de la música culta que no pueden extrapolarse exactamente a la música popular, aunque pueden servir para hacernos una idea de en qué registro canta más cómodamente un vocalista. Personalmente considero a Freddie un baritenor —sobre todo durante la década de los ochenta— con un registro muy amplio, ya que podía sonar muy parecido a un tenor y a un barítono pero sin poder encasillarlo con seguridad dentro de uno de esos tipos de voces.

Cuando escucho su discografía, tanto en solitario como con Queen (gran grupo en otro tiempo y que ahora roza el ridículo), me doy cuenta de que Mercury no tiene una sola mala interpretación vocal en toda su carrera, ni siquiera alguna mediocre; todas ellas oscilan entre lo bueno y lo sublime. Sus mejores interpretaciones —y no exagero— están entre lo mejor que cualquier cantante haya cantado nunca en un estudio de grabación.

Lo increíble en Mercury, ya desde sus inicios, son dos cosas; una es el tono, teniendo una voz —innata y también muy moldeada y trabajada— absolutamente privilegiada, bellísima, rica y totalmente única, creando desde el principio un sonido propio, absolutamente personal, con una forma de cantar heterodoxa, sin recibir clases de canto, las cuales —en mi opinión— merman la «personalidad» en la voz del cantante; la otra cualidad que me parece alucinante es su capacidad de ser constantemente genial con las melodías. Jamás he escuchado a ningún vocalista tan bueno melódicamente como Freddie. Él es la melodía personificada, y para mí la melodía es «la esencia de la música», como dijo en su momento Mozart.

Hay que decir que si bien otros cantantes empezaron de forma arrolladora y fueron decayendo progresivamente, Freddie realmente mejoró año a año sus talentos vocales hasta el final. Casi parece profético que nos fuese arrebatado en su mejor momento (vocalmente hablando). En los setenta ya podía hacer maravillas con su voz, pero en los ochenta se convirtió en un vocalista renovado, casi como si fuese una persona distinta: su voz pasó a ser mucho más profunda, muy resonante, enorme, mucho más masculina —a falta de una palabra más acertada—, dando como resultado las interpretaciones vocales más poderosas de su carrera. Si a todo lo dicho le añadimos que era absurdamente versátil, pudiendo adaptarse a cualquier género musical y seguir sonando magníficamente, junto con una habilidad vocal absolutamente insana que desarrolló y depuró hasta el final, nos encontramos ante un coloso del canto, siempre creativo, siempre en evolución, transformándose continuamente y probando cosas nuevas sin miedo alguno… Definitivamente este hombre estuvo a un nivel al que poquísimos han tenido acceso.

Francamente, pienso en las cuantiosísimas fortalezas y en las poquísimas debilidades como cantante (todos los cantantes las tienen) de Mercury, y me siento tentado a decir que es el cantante más completo del que tengo constancia, siempre tan fino, con tanto gusto y habilidad —porque es una habilidad— para sonar bien siempre que pisaba un estudio.

La única cosa que diría en su contra es que era muy inestable en vivo, y casi nunca llegó a estar a su nivel de estudio, pero se le puede perdonar teniendo en cuenta los inmensos tours que hacía con Queen y que tuvo nódulos vocales.

Se me presenta como algo legendario y épico, y me conmueve al extremo, que sus mejores y más apabullantes trabajos vocales estén en dos de sus tres últimos álbumes: Barcelona (1988), en el que no suena en nada parecido a sus discos con Queen; e Innuendo (1991), el que fue su canto de cisne. En esta época Freddie ya estaba mermado, muy enfermo, y había perdido —como es natural— parte del poderío que tuvo a mediados de los ochenta. Sin embargo, esos dos discos a los que me refiero son dos obras de arte vocales absolutamente sublimes. Imaginar al gran Freddie Mercury que dominaba los escenarios, debilitado y casi sin poder caminar a causa del dolor, cantar The Show Must Go On me parece algo espectacular, sobrehumano, y merece todos los elogios posibles. Qué determinación, qué valor demostró este irrepetible cantante.

En fin, sobra extenderse en decir que fue un compositor extraordinario —especialmente en los setenta— además de uno de los mejores frontmen de la historia del rock, sin duda alguna.

Hoy en día, una enorme cantidad de grandes cantantes —muchos de los más capaces en la actualidad— de cualquier tipo de género, o bien admiten haber sido influidos por él o lo alaban como uno de los mejores cantantes del siglo XX. Para mí Freddie Mercury es uno de los grandes paradigmas del artista hecho vocalista de nuestro tiempo, y siempre lo será.

Aquí podemos escuchar a Mercury en plena forma. Trascendental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s