Primero hay que gritar.

Redactado por: Javier Gallego Alonso.

Estoy hasta los cojones del fútbol; de la Iglesia; de la mierda de películas que se venden como arte; de que escritores sin talento se hagan ricos vendiendo libros de mierda (y no, las ventas no son nunca una muestra de talento); de la mierda de música que se vende como buena; de la mierda de series de televisión que se venden como buenas;  de que existan concursos de arte con jurados de mierda y además comprados; de la gente que ve a los artistas como tarados, y a artesanos mercenarios como genios renacentistas; de mí; de la mierda que nos hacen tragar en los canales de la TDT (especialmente los telediarios); de cualquier gobierno; de comentarios absurdos de cualquier memo sobre política, de los que solucionan el mundo desde la barra de un bar; del fútbol; de la Iglesia; de las tías que creen que por estar buenas lo tienen todo hecho… y que a veces tengan razón; de que el todopoderoso euro sea lo más importante en nuestras vidas; de la Unión Europea; del fútbol; de la Iglesia; de la tauromaquia; del negocio de la ganadería; de que se aplauda a idiotas que no saben ni expresarse; de que se aplauda a gente que no para de darnos por el culo; de mítines políticos en los que se dice lo que la gente quiere escuchar; de cualquier mitin; de debates que nunca conducen a nada; del fútbol; de los devotos que no lo son; de la Iglesia; de los bancos; de los banqueros; de la censura; de la prensa; del sistema educativo; de la Universidad incompetente; de los profesores universitarios; del fútbol; de la Iglesia; de la tauromaquia, de los selfies, de los palos esos de los selfies; de los youtubers; de coger autobuses hasta arriba de gente; de los que van «sobraos»; de los que van de profundos; de los que van de inconformistas; de los que van de individualistas y al final son uno de tantos al copiar un comportamiento muy difundido; de los que nunca se quitan la máscara; de los que siempre engañan; de los que nunca engañan; de los que siempre protestan; de los que nunca protestan; de los falsos feministas; de los machistas recalcitrantes; de los homófobos; de los homófobos que afirman no serlo; de las cámaras réflex; de las nuevas Plath, Sexton, Woolf y Beauvoir; de los nuevos Tolkien; de los que alaban a Christopher Nolan y no saben quién es Francis Ford Coppola; de los que alaban al creador de Juego de Tronos y no conocen a Oscar Wilde; de los que alaban la serie Juego de Tronos como la mejor de la historia y no conocen Deadwood o Los Soprano; de lo neo-hippie; de Bukowski; del idiota autocomplaciente de Borges; del fútbol; de la Iglesia; de la tauromaquia; de los anarquistas y comunistas de pandereta; de mí; de las redes sociales; de los que imponen la razón bruta; de la madre que los parió; de Salvador Dalí (que era un fraude); de usar a genios como marca comercial; de la aclaración ellos/as; de la moda; de las tendencias; del rebaño; de la Iglesia; del fútbol; de la tauromaquia; de intentar explicar el universo sin entendernos a nosotros mismos; de la astronomía; de la envidia; de los putos #hashtag; de los críos malcriados y de los idiotas de sus padres; de los vecinos amargados; de que ya no se diga «buenos días»; del postureo en serie; de la competitividad; de personalizar cualquier tontería; de la NASA; de la ilegalidad de las drogas; del tráfico de drogas; de las instituciones anacrónicas; de las instituciones; de las elecciones; de la falta de individualismo; del término medio; del patriotismo de mierda; de los vegetarianos/veganos que parecen testigos de Jehová; de los que se interesan y dicen admirar a alguien después de su muerte; del maltrato animal de cualquier clase; de la tauromaquia; de dar la chapa por Facebook; de los que comparten en Facebook idioteces solo porque odian algo; de los que se toman confianzas por la cara; de los que nunca confían en nadie; del fútbol; de la Iglesia; de mí y de todos mis compañeros; de los refranes que casi siempre aciertan; de las fotos en blanco y negro; de las fotos en sepia; del ruido de la ciudad… y los pueblos; de los pitidos de los putos coches; de los coches; de la Coca-Cola; de la fruta malísima que se vende por ahí; de lo mal que se come; de lo mal que se miente; de lo mal que se dice la verdad; de los que comparan película y libro; de los que esperan que una película basada en un libro sea como ellos la imaginan; de los que hablan de países nórdicos sin conocer el que habitan; de los trabajos de mierda en los que te explotan; de los que no se quejan de esos trabajos; de los que van de mártires con sus trabajos de mierda sin hacer algo al respecto; de la falsa modestia; de los que creen que reconocer sus virtudes es algo inmoral; de la moralidad convertida en hipocresía; de los que se creen dioses por ser de ciencias; de los que creen que las humanidades no sirven para nada; de los que no leyeron un libro en su vida; de que se asuma que no tenemos futuro porque otros lo digan; de las profesiones sobrevaloradas; de las infravaloradas; de los exámenes; de los incompetentes en su trabajo; de los currículos; de las entrevistas de trabajo;  del «te falta experiencia»; de la mafia dentro del trabajo; de los ayuntamientos; del crimen organizado; del racismo; de la contaminación; del que espera recibir más de lo que da; del que espera recibir algo sólo porque da; de lo caro que es todo; de tener miedo a los demás por si te hacen daño; del IVA del 24% sobre la cultura; de los museos; de los que creen que el arte está en los museos; del cierre de páginas de visualización online; de que no se traduzcan al idioma obras literarias de gran importancia; de que no estén disponibles obras audiovisuales importantísimas; de que la única forma de acceder a esto sean las descargas; de los que hablan de trastornos mentales como si molasen y les gustaría tenerlos porque son idiotas; de que existan páginas que favorezcan la anorexia y/o la bulimia; de los estereotipos; de la publicidad que insulta a la inteligencia; de los roles de género; de la Iglesia; del fútbol; de los grandes negocios granjeros; de la gente que va de borde porque está de moda; de las boybands; de que se usen citas de grandes genios sin nombrarlos ni conocer su pensamiento; de la empalmada que hay con las vanguardias del siglo XX; de que se tenga a Shakespeare y Cervantes por dioses; de los libros de autoayuda; de Coelho; del debate sobre la superioridad del doblaje latino/castellano; del doblaje; de cambiar el título de cualquier obra; del fanatismo;  de la caza; de los que defienden que en este país hay mucha más cultura que en otros; de que haya que avergonzarse de ser «infantil» llegada una determinada edad; de los  que creen que la animación es sólo para niños; de los que romantizan las relaciones tóxicas y los sentimientos autodestructivos; de que sea el veredicto del público –que en general no tiene ni puta idea–  quien dicte si una obra de arte es buena o mala; de la crítica cinematográfica… Porque siempre es bueno desahogarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s